Introducción

La fotografía tradicional captura la realidad a través de una lente, utilizando una cámara (ya sea compleja o desde un dispositivo móvil) para registrar la luz y convertirla en una imagen. El fotógrafo tiene casi un control total sobre la composición de la imagen, la iluminación del entorno (que afectará a la imagen) y la configuración de la cámara (dependiendo del dispositivo), pero la imagen final estará limitada siempre por lo que está presente en el mundo real, en nuestro entorno directo, palpable, en lo que vemos y sentimos.

La fotografía generada por I.A., en cambio, no se basa en la captura de la realidad, sino en la creación de imágenes (una realidad imaginada) a partir de algoritmos y datos, descripciones y sugerencias, dictados y órdenes (prompts). La I.A. puede aprender de millones de imágenes existentes (además de las sugerencias o imágenes de apoyo que le facilitemos) y utilizar ese conocimiento para generar nuevas imágenes que no existen en el mundo real, o al menos no fisicamente posibles. El fotógrafo o persona que cree una imagen con esta tecnología, tiene un control mucho mayor sobre la imagen final, pudiendo crear escenas y personajes completamente imaginarios, oníricos o imposibles, imaginando incluso el futuro de lo que aún no está descrito.

La principal diferencia entre la fotografía tradicional y la generada por I.A. es la fuente de la imagen.
La fotografía tradicional captura la realidad, mientras que la fotografía generada por I.A. crea la realidad.

Ambas formas de fotografía tienen sus propias ventajas y desventajas. La fotografía tradicional es más realista y documental, mientras que la fotografía generada por I.A. es más creativa y flexible, teniendo cada vez más finos sus límites, pudiéndose incluso usar, con precisión, para documentar temas o adaptarla a entornos creativos tradicionales. La elección de una u otra dependerá del objetivo del fotógrafo y del tipo de imagen que quiera crear.

Stable Diffusion Image (Kumiko Kamurashi)

Connotaciones éticas y morales sobre el uso de I.A. para la creación de fotografías
  1. Derechos de autor y propiedad intelectual:

¿Quién tiene los derechos de autor de una fotografía generada por I.A.? ¿El programador de la I.A., el usuario que la utiliza o la persona que la idea original?
¿Cómo se puede proteger la propiedad intelectual de las imágenes generadas por I.A.?
Es una materia dónde actualmente las leyes no son claras o no están definidas, pero que tenderá a la regularizaciÓn como estamos viendo ya en la U.E.

  1. Sesgo y discriminación:

Los algoritmos de I.A. pueden estar sesgados, lo que puede llevar a la creación de imágenes discriminatorias o estereotipadas.
Es importante ser consciente de estos sesgos y tomar medidas para mitigarlos cuando generamos nuestros prompts. En parte, este punto describe la posición humana dentro de la I.A.

  1. Realidad y verdad:

Las imágenes generadas por I.A. pueden ser tan realistas que es difícil distinguirlas de las fotografías tradicionales.
Esto plantea preocupaciones sobre la desinformación y la manipulación de la opinión pública como se ha estado viendo en todo el desarrollo de la tecnología, sobre todo cuando no había impregnado tan a fondo las conciencias sociales.


Otras connotaciones a considerar:
Impacto en el trabajo de los fotógrafos profesionales:
La I.A. podría automatizar algunas tareas de los fotógrafos, lo que podría afectar a su trabajo y sus ingresos, pero a la vez puede facilitar que los profesionales de la fotografía, utilicen en su beneficio algunas capacidades de la I.A. para dar más tiempo a la parte creativa de la fotografía tradicional.

Uso de la I.A. para la creación de imágenes falsas o engañosas:
La I.A. se puede utilizar para crear imágenes que no son reales, lo que podría (y ya se está viendo) tener consecuencias negativas para la sociedad.
Es importante reflexionar sobre estas connotaciones éticas y morales antes de utilizar la I.A. para la creación de fotografías. Es necesario desarrollar pautas y marcos regulatorios que garanticen un uso responsable de esta tecnología, como comentaba anteriormente.


Algunas connotaciones de cara a competir con la I.A.

1. Enfatizar la autenticidad y la experiencia humana:

  • La fotografía tradicional captura momentos únicos e irrepetibles, con la impronta personal del fotógrafo, una humanidad y una pasión que de momento no es comparable.
  • Los fotógrafos pueden destacar la historia detrás de sus imágenes, su proceso creativo y la emoción que hay detrás de cada foto.

2. Abrazando la I.A. como herramienta:

  • La I.A. puede ser una herramienta poderosa para la edición de fotos, la creación de contenido y la gestión del flujo de trabajo.
  • Los fotógrafos que aprendan a usar la I.A. a su favor podrán mejorar su trabajo y aumentar su productividad.

3. Diferenciarse a través de la especialización:

  • Los fotógrafos pueden especializarse en nichos específicos donde la I.A. aún no tiene un impacto significativo, como la fotografía de bodas, la fotografía documental o la fotografía de naturaleza.

4. Desarrollar nuevas habilidades:

  • Los fotógrafos pueden ampliar sus habilidades con conocimientos en áreas como la videografía, el diseño gráfico o la edición de video.
  • Esto les permitirá ofrecer un servicio más completo a sus clientes y mantenerse competitivos en el mercado.

5. Colaboración con otros artistas:

  • La colaboración con otros artistas, como pintores, escultores o músicos, puede ayudar a los fotógrafos a crear obras de arte únicas que van más allá de la fotografía tradicional.

6. Defender la importancia de la fotografía tradicional:

  • Los fotógrafos pueden unirse a asociaciones profesionales y participar en actividades que promuevan el valor de la fotografía tradicional.
  • Es importante educar al público sobre las diferencias entre la fotografía tradicional y la generada por I.A., y sobre la importancia de la creatividad humana en el proceso fotográfico.

Una de las posibles claves para que los fotógrafos compitan con la fotografía generada por I.A. es adaptarse a las nuevas tecnologías, desarrollar nuevas habilidades y diferenciarse a través de la autenticidad, la experiencia y la creatividad.

Polly in Wonderland (Midjourney)